De acuerdo con una nueva normativa emitida por el Departamento de Seguridad Nacional de los EEUU, la Administración del Seguro Social no pagará beneficios mensuales de jubilación o de discapacidad a los inmigrantes en situación irregular, a los 30 días o mes posterior al que fue deportado.

Hasta ahora, como se sabe, los indocumentados que son deportados pueden reclamar a la Administración del Seguro Social (SSA) por beneficios de retiro si cumple con los requisitos para obtener ese derecho. Sin embargo, recientemente, el Departamento Seguridad Nacional (DHS) y la Administración del Seguro Social (SSA) establecieron un acuerdo donde se definen los términos, condiciones, y garantías bajo las cuales el DHS le entregará información a la Administración del Seguro Social para identificar a los extranjeros que salen de los EEUU voluntariamente y a los que son expulsados; señalándose además la suspensión de pagos o la falta de pagos de beneficios o ambos.

Ambas dependencias verificarán información para determinar a quienes se les aplicarán la nueva regla.

Los afectados por la nueva normativa estarían:

– Los Inmigrantes que no tienen Residencia Permanente

– Los indocumentados Deportados

– Los Inmigrantes que salieron del país (EEUU) voluntariamente

La nueva normativa recibirá comentarios hasta el 19 de Enero del 2020, luego se procederá a su revisión y emisión de la normativa definitiva.

Por último quiero desearles a nuestros lectores en unión de sus familias unas Felices Navidades!