La Corte de Inmigración a anulado el mandato judicial que bloqueaba los esfuerzos de la Administración Trump para ampliar el número de inmigrantes que podrían ser deportados en un proceso acelerado.

La medida que permite la deportación acelerada de inmigrantes es conocido en inglés como “Fast Pass Track “ donde las autoridades migratorias deportan a inmigrantes indocumentados recién llegados cerca de la frontera con México de manera express, pero ahora se aplicará en todo el país para inmigrantes indocumentados que no puedan comprobar que han estado en territorio estadounidense por más de 2 semanas.

Esta medida causa fuertes críticas entre los activistas pro inmigrantes, ya que los inmigrantes son devueltos sin la oportunidad de llevar su proceso debido y si la persona indocumentada es detenida y no tiene más de 2 años en el país o comprobante del mismo, puede estar sujeto a una audiencia express que decidirá el futuro.