La Corte Suprema a decidido a favor de los inmigrantes quienes han sido castigados por cargos criminales vagos y arbitrarios.

El caso que escuchó la corte era el caso de una persona llamada Dimaya, quien es un inmigrante que llegó cuando tenía 13 años. El Gobierno de Obama decidió depórtalo a Filipinas cuando un juez determinó que sus 2 condenas estatales lo calificaban como “crimen grave“ – lo que le permite deportar a este inmigrante de acuerdo a las leyes migratorias por crímenes violentos .

Por mas que, los abogados del inmigrante argumentaron que la inteligencia ordinaria no entiende que tipo de crímenes piden llevar a la deportación. El caso llegó a la Corte Suprema y allí el inmigrante se dió por vencido, pues Trump acababa de nombrar un nuevo magistrado conservador Neil Gorsuch, quien podría inclinar la balanza en su contra. Pero Gorsuch votó junto a los magistrados liberales a favor del inmigrante. “Las leyes vagas invita a un poder arbitrario “ escribió el magistrado.

Por lo tanto, la Corte Suprema de los EEUU, por 5 votos contra 4, anuló la provisión de la ley que exige la deportación obligada de los inmigrantes condenados por crímenes violentos. Por esta razón, las autoridades migratorias retiraron la orden de deportación que tenia el inmigrante en su contra, y pudo recuperar su residencia permanente y ahora convertirse en Ciudadano.

Cual fue la respuesta del gobierno ante este hecho?

La respuesta fue exigir al Congreso que cerrará los agujeros legislativos que en su opinión “bloquean la expulsión de extranjeros”.