Como se sabe, un solicitante de asilo tiene el derecho de presentar su caso en una Corte de Inmigración mientras se les permite a muchos de ellos quedar en libertad, mientras se procesa sus solicitudes ya que las autoridades migratorias no tienen plazas suficientes para hacer frente a la llegada masiva de personas que están arribando a la frontera sur de los EEUU con Mexico de la cual gran parte son provenientes de países Centroamericanos; en tal sentido la Administración Estadounidense acordó con el Gobierno Mexicano antes de la navidad del año pasado un programa para que los inmigrantes tengan que esperar en Mexico,el país vecino, el resultado de su solicitud de asilo, lo cual ha desatado fuertes críticas dentro y fuera de los EEUU. Sin embargo el lunes de esta semana el Juez del Distrito Norte de California emitió una orden preliminar que entrará en efecto el próximo viernes donde la Administración Central de los EEUU no podrá implementar o expander el programa de envío a Mexico de los demandantes de Asilo de la frontera Sur.

Según fuentes informativas la decisión del Magistrado se dirige a la estrecha cuestión de si el Gobierno Central de EEUU había seguido las leyes administrativas al implementar la política para regresar a Mexico a los solicitantes de Asilo; además de la cuestión legal de que si el programa de permanecer en Mexico (MPP) es una política inteligente o humana, o si es el mejor enfoque para enfrentar las circunstancias en la frontera.

Asimismo el Juez Federal dijo que el Gobierno permitiría a los 11 demandantes en el caso ingresar a los EEUU a partir del domingo.