Dentro del marco de las políticas de cero tolerancia el Departamento de Seguridad Nacional de los EEUU ha enviado cartas a determinadas personas en el territorio nacional, ordenándoles pagar multas, cuyos montos varían según el tiempo de permanencia ilegal en los EEUU después de emitida la orden de deportación de un Juez de Inmigración, la cual no podrá ser de más de 799 dólares diarios por día; en este sentido se han ordenado a pagar multas de hasta de 500.000 dólares.

La ley la cual se apoya la reciente acción de la Administración Trump de imponer las multas se derivan de las sanciones civiles por violar las leyes de inmigración que fueron aprobadas en 1996 por el expresidente Bill Clinton, medida que ha generado sin duda polémica y preocupación en la comunidad Inmigrante.