Las noticias sobre el apoyo del presidente a una reforma migratoria para los jóvenes soñadores conocido como los Dreamers, llega en un contexto de acciones cada vez más agresivas por parte de las autoridades de inmigración de todo el País para deportar inmigrantes indocumentados que no han sido condenados por crímenes graves; en tal sentido el presidente impulsó un plan de reforma para los jóvenes soñadores (Dreamers) que fue presentado el jueves ante el Senado de los Estados Unidos, quien lo rechazó, como lo había hecho con un proyecto de ley elaborado por legisladores de los dos partidos políticos, y otros dos proyectos que había llegado al recinto.

Tanto el que contaba con el aval del presidente como el que había surgido del acuerdo de bipartidista “abría un camino a 1,8 millones de jóvenes inmigrantes accediera a la ciudadanía estadounidense “ , pero difería de los recursos destinados al esfuerzo de la seguridad fronteriza.

El fracaso del Senado para llegar a un consenso sobre el tema de inmigración “pone a esos jóvenes inmigrantes en un peligro de deportación a partir del 5 de marzo, cuando la Casa Blanca planea terminar o rescindir con las protecciones legales de la era Obama.No está claro qué hará la cámara en caso de llegar a esa fecha sin acuerdo; es importante señalar que el plan del presidente incluía, además de mayores restricciones a la inmigración legal, los costó de la seguridad fronteriza.

Por su parte, el plan bipartidista había sido rechazado por presiones de la Casa Blanca de acuerdo con USA Today. el propio presidente había utilizado su cuenta Twitter para calificar el plan como una “ completa catástrofe “….Se complica más el acuerdo sobre los Dreamers…