En oportunidades he hablado sobre la necesidad de un estatus de protección temporal conocido como TPS para nuestros hermanos venezolanos que se encuentran en situación irregular de permanencia en lo EEUU o en algún proceso legal como por ejemplo Asilo entre otros , debido a la crisis económica y a la situación de violencia y de persecución por parte del régimen gobernante en Venezuela contra su ciudadanos, lo que a obligado a muchos de ellos a huir hacia los EEUU ; por lo que resulta incomprensible la carta emitida por el director del Servicio de Inmigración (USCIS) en funciones Ken Cucciunelli , que da entender que por el momento no hay planes de designar a Venezuela como una nación cuyos ciudadanos estarán protegidos por el TPS.

Como señaláramos en anteriores escrito el TPS es un programa migratorio creado en 1990 por el Gobierno de los EEUU para conceder permisos temporales y en forma extraordinaria a los nacionales de un país signatario afectados por conflictos bélicos o desastres naturales; durante décadas el Programa ha sido renovado automáticamente; pero el presidente Trump lo dió por terminado argumentando que es un programa temporal y le corresponde al Congreso de los EEUU aprobar una ley para regular la situación de sus beneficiarios; en este sentido, hace unas semanas atrás el Comité Judicial de la Cámara baja del Congreso dio luz verde ante la Cámara baja en pleno para que sea presentado un anteproyecto del programa de protección migratorio para los Venezolanos que les permita trabajar y por ende vivir temporalmente sin ser deportados, dada la crisis humanitaria que padece nuestros hermanos Venezolanos.

Quedaría por verse si el Primer Mandatario firmará el posible proyecto de ley presentado por el Congreso, que en caso de aprobarse rompería con las pautas migratorias que hasta ahora él ha seguido dentro del marco de la política de cero tolerancia